Categoría

Hambre emocional

Categoría

Bienvenid@! al webinar gratuíto sobre Hambre Emocional y Hábitos poderosos.

El jueves 5 de Julio a las 19.00 hs Madrid voy a estar en este Webinar para contarte y darte algunas herramientas con las que trabajo el Hambre Emocional y ayudo a que mis clientes tengan una vida más consciente y feliz. Los hábitos poderosos son una de las grandes claves para tener éxito a la hora de resolver este problema.
¿Qué temas tratamos en este webinar?:
  • Un poco más de luz sobre lo que es y lo que no es hambre emocional.
  • Dos herramientas que te ayuden a ir dando pasos para resolverlo.
  • Cómo lo hemos trabajado en la primera edición del Reto 21 días de Hábitos Poderosos y los casos de éxito que han llegado a gestionar el Hambre Emocional.
  • Un bonus de regalo descuento para el Reto 21 días Hábitos Poderosos.
  • Al final del webbinar podrás descargarte en primicia el primer capítulo de mi libro digital: “7 Razones por las que sustituir el chocolate por buen sexo”

 

Te recuerdo el día Jueves 5 julio 2018

A las 19:00 hras (Hora Española)

Espero verte  y que disfrutemos juntos este encuentro.
Un abrazo, Eva
Cualquier duda escríbeme: info@evafontcuberta.com

Te llegará un correo automático por parte de Zoom con el link para que te registres en la reunión y todos los datos para que puedas acudir a la Reunión.

Revisa tu bandeja de spam y guarda la dirección info@evafontcuberta.com en tu agenda.

*“De acuerdo a la legislación vigente, acudir a un webinar, el desarrollo de un programa, plan, sesión de Counselling y/o Coaching con Eva Fontcuberta, no sustituye la apropiada asistencia médica, dietética, legal, financiera o psicológica (en este caso tenemos psicólogas en nuestro gabinete a las que puedes acudir en caso de necesidad). Así pues, el contenido de esta página, el programa, los webinars, los planes y sesiones con Eva Fontcuberta, están sujetos al encuadre legal y ético dentro del Counselling Humanista y Coaching Integrativo. Del mismo modo, aceptas que la información de esta página y artículos afines de Health Coaching de esta web están sujetos a tu propia interpretación y uso.” “Cuando te suscribes a este webinar, entras a formar parte de mi base de datos, propiedad de Eva Fontcuberta, y quedas inscrito automáticamente en mi newsletter, para cancelar tu suscripción solo tienes que enviar a info@evafontcuberta.com la frase cancelar suscripción.” Si quieres saber más visita nuestro aviso legal.

Recuerdo a una chica de 20 años sentada frente a la nevera hurgando en el cajón de abajo, donde estaban los embutidos: jamón, chorizo, queso, lomo….

Abrir y cerrar la nevera, las alacenas, los cajones de la cocina en busca de que algún tipo de alimento me diera la solución, me sacara del aburrimiento, me quitara la ansiedad ha sido una constante en mi vida. No es un gesto raro…a muchas personas que he preguntado les ha pasado o les pasa lo mismo.

Solo que esta imagen emerge en mi memoria cada vez que quiero evocar alguna ocasión en la que he comido de forma muy inconsciente y para calmar emociones incómodas.

Aquella tarde, estaba especialmente nerviosa ya que el chico con el que salía no era claro conmigo, normalmente no se comprometía ni aún para saber si esa tarde estaríamos juntos viendo el partido de fútbol. Típica relación de “indefinición” que suele dejar a uno de los dos colgado en el limbo.

Ahora que lo veo con el tamiz del paso del tiempo me doy cuenta de que me tenía una relación de pareja que no me hacía feliz, que estaba al lado de una persona que no se valoraba a sí misma y, que de forma sutil y no tan sutil, me criticaba.

Por qué me metí ahí…puede que por muchas razones y por ninguna especial: el chico me gustaba, me parecía que tenía una vida interesante (8 años más grande que yo), quizá era una oportunidad de evadirme de otras cosas que sucedían en mi vida…inmadurez…

El caso es que, en ese momento de indecisión, antes de saber si me quedaba o me iba…me escabullí a la cocina de su casa e inspeccioné la nevera de arriba abajo. En el último cajón encontré algo que comer de manera rápida y silenciosa. Había comida en abundancia en esa casa y los fines de semana más, ya que le dejaban solo con la nevera hasta los topes.

Comí jamón, y comí y comí…a escondidas, sentada en el suelo y con la nevera abierta. Después, fui al baño, me lavé las manos y volví a la sala como si nada hubiera pasado… con la barriguita llena y un poco más calmada.

Culpa: en aquella época no sentía culpa… solo estaba incómoda, tenía hambre, necesitaba calmarme…

Ansiedad: no la sentía, pero debí tener mucha ya que estos episodios se repitieron

Miedo: ahora veo que el miedo estaba presente y también una sensación de ser inadecuada.

A día de hoy, muchas personas que vienen a consulta lo hacen porque quieren dejar de sentir esas emociones incómodas, pero sobre todo necesitan una vía para no “pagarlo con la comida”.  Detrás de la ingesta emocional hay todo un universo: la persona, con sus peculiaridades, su historia, creencias, costumbres, hábitos, emociones…la comida es sólo el síntoma de algo más profundo, como la fiebre puede ser el síntoma de una infección.

En muchas conversaciones que mantengo con colegas y clientes el tema de la relación con la comida suele ser habitual. El tema es tan cotidiano como que comer es cotidiano pero es que comer es necesario. No puedes dejar de comer, porque si no mueres. ¿Cómo dejar de acudir a la comida para calmarte, si tienes que seguir comiendo obligatoriamente porque es necesario para tu supervivencia?. Muchos clientes me dicen, es como si me pides que deje de fumar y siga fumando…

El acceso a la comida, en estos tiempos que corren es tan fácil y barato que la tarea de desenganchar la gestión emocional de la comida a veces resulta arduo y complicado.

Fácil: casi siempre la comida está en la habitación de al lado, en la máquina de la oficina, en el super de la esquina, en la nevera bien refrigerada. El acceso a una carne de vaca, sin piel, desinfectada, cortada, desangrada y envasada consiste en un clic de tu dedo índice en una app de tu móvil, sin levantarte del sillón más que para abrir al repartidor de Amazon.

Nunca fué tan fácil hacer la conexión entre: (me encuentro mal) + (como algo rico, rápido, fácil y barato) = CALMA

Ya pasó el tiempo en el que teníamos que ir a cazar para comer carne, ser picados por decenas de abejas si queríamos saborear la deliciosa miel, esperar a que llegara el verano para comer fruta, navegar cientos de millas para capturar algunos peces.

Y nunca antes fuimos más sofisticados que ahora, con nuestra complejidad emocional, preguntándonos el sentido de la vida, cuestionándonos nuestro propósito…elevando nuestros niveles de consciencia. Y nunca hubo antes, tanta tipología de trastornos y enfermedades mentales en los manuales de diagnóstico.

Volver a la esencia de mi ser, entender que soy cuerpo y mente en interacción, consciencia, subconsciente e inconsciente. Sentimientos y emociones. Materia, espiritualidad y energía. Pensamiento y lógica. Instinto y raciocinio. Todo ello, integrar mi existencia con el mundo, con los otros seres, con la historia, me ayuda a situarme y a calmarme. Me ayuda a crecer y desarrollarme, me ayuda a dejar las soluciones de un clic a un lado y apostar por el camino.

 

Mentoring Profesional 

Mentoring es el ofrecimiento de consejos, información o guía que hace una persona que tiene experiencia y habilidades en beneficio del desarrollo personal y profesional de otra persona…  HARVARD BUSINESS ESSENTIALS.  Coaching y Mentoring” 

Cuando hago Mentoring profesional lo primero que me encuentro es que la inercia hace que muchos de mis clientes viajen en piloto automático,  tanto en su vida personal como profesional. Y lo que les trae a este proceso es una vaga insatisfacción, alguna frustración indefinida o quizá también sensación de estar estancado o haber tocado el techo de cristal.

Las emociones, cuando son incómodas, cuando son el síntoma de algo más profundo que me cuesta resolver, me llevan a la comida. El MIEDO me hace comer…. para algunas personas, el miedo se traduce como un nudo en el estomago, un vuelco en el corazón, una paralización del cuerpo, sudores fríos, bloqueos, otros tienen ganas de salir corriendo.. y lo hacen! Otros se camuflan… como yo… o pelean… Cuando he comido por miedo, estaba tratando de camuflarme, de esconderme, de pasar desapercibida. También de tapar y tapar con comida aquello que me daba miedo. La comida puede llegar a ser como una armadura poderosa que te aleja de contactar con aquello que te causa miedo. Es un aislante, una capa protectora, eso han sido mis kilos de más.

Cuando he comido por miedo, estaba tratando de camuflarme, de esconderme, de pasar desapercibida.

¿Qué es el Hambre Emocional?:

¿No os ha pasado que de forma inesperada queréis comer dulce? O ¿Qué empezáis a comer y a comer y no podéis parar hasta sentiros llenísimos? O los antojos, los ascos…y otras veces, sentís que se os cierra el estómago…

Para poder empezar a explicar esto vamos a distinguir entre dos tipos de hambre:

Hambre fisiológico (HF):

– Se siente de manera gradual: Quizá comienza con un pequeño malestar en el estómago, como si se encogiera, una sensación incómoda en la cabeza. Mira a ver cómo lo sientes tú. O quizá, ¿ya no te acuerdas de cómo se siente? Si es así, puede que estés teniendo, desde hace tiempo, una ingesta emocional de comida.

Taller Hambre Emocional y Alimentación Consciente para Padres.

El próximo Sábado 18 de Noviembre de 12:00 a 13:30.

Como padres sabemos lo importante que es ser un buen modelo para nuestros hijos. Ellos lo aprende todo de nosotros. Por eso, he querido ofrecer esta charla para padres, para ayudarles a generar más consciencia de la relación entre alimento y emoción.

Empezando por nosotros mismos, como padres, vamos a tratar de aprender a gestionar las emociones relacionadas con la comida, por ejemplo: el estrés, la ansiedad, los antojos, impulsos o caprichos. También, tener más presente el papel que juega nuestra cultura y nuestros patrones familiares a la hora de alimentarnos. Y sobre todo, aprenderemos a escuchar nuestro nuestro.

Muchas personas están por encima de su peso adecuado por culpa de la retención de líquidos, la cual causa hinchazón y malestar en determinadas partes del cuerpo.

Podemos eliminar el exceso de líquidos con una alimentación adecuada.

La retención de líquidos o edema puede ser una patología o bien una dilatación temporal de las venas debida a un exceso de calor. En caso de ser patológica puede estar relacionada con cuestiones circulatorias, cardíacas, hepáticas o renales, lo cual nos obliga a acudir al médico para que nos realice el diagnóstico y tratamiento oportuno.

En este post voy a hablaros de la diferencia entre culpa y culpabilidad. Para mí, ha sido esclarecedor y me ha permitido crecer mucho saber diferenciar ambos sentimientos, de tal forma que si la “culpa” era en mi un sentimiento recurrente, ahora solo la siento de vez en cuando y aprendo mucho de ella. Cuando se trata de temas relacionados con la alimentación, me doy cuenta de que casi todas las personas que tenemos una ingesta emocional hemos convivido y convivimos a menudo con la culpa. Te aseguro que si sabes la diferencia entre ámbos, podrás salir de muchos círculos y patrones recurrentes en tu vida, serás más consciente y podrás ponerte freno y ponerle freno a quién trate de “culpabilizarte”.

Limpiar nuestro cuerpo de todo lo que lo altera, lo sobrecarga y lo inflama tiene unos efectos maravillosos para la salud tanto física como mental. Me refiero a una piel estupenda, digestiones ligeras, mucha más energía, mejor humor, menos estrés y un largo etcétera. Pero para llegar a esa fase, el cuerpo debe primero eliminar todas las toxinas que ha ido acumulando a causa de una alimentación cargada de alimentos procesados e inflamatorios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies