En este post voy a hablaros de la diferencia entre culpa y culpabilidad. Para mí, ha sido esclarecedor y me ha permitido crecer mucho saber diferenciar ambos sentimientos, de tal forma que si la “culpa” era en mi un sentimiento recurrente, ahora solo la siento de vez en cuando y aprendo mucho de ella. Cuando se trata de temas relacionados con la alimentación, me doy cuenta de que casi todas las personas que tenemos una ingesta emocional hemos convivido y convivimos a menudo con la culpa. Te aseguro que si sabes la diferencia entre ámbos, podrás salir de muchos círculos y patrones recurrentes en tu vida, serás más consciente y podrás ponerte freno y ponerle freno a quién trate de “culpabilizarte”.

Culpa es el sentimiento que genera el hecho de haberle causado daño a alguien o a algo. Ese daño puede ser queriendo o sin querer. Y esta en nuestra naturaleza, porque no somos perfectos y sin querer, podemos dañar a otros. Si es queriendo, en un momento de rabia o ira y no medimos las consecuencias, entonces hay que sumarle esta intención a la hora de valorar el daño y sus consecuencias…

La culpa además, y en mi opinión como terapeuta emocional, es un sentimiento funcional porque nos sirve para abrir el corazón y estar disponibles para reparar el daño, pedir perdón y aprender de la experiencia. Y aunque es uno de los sentimientos que más fomentan las religiones, en este post no estoy hablando de nada religioso, si no de una emoción super útil que nos da mucha información si la aceptamos y escuchamos con cariño.

La culpa tiene muy mala “prensa”, pero es muy necesaria para darnos cuenta de que nuestros actos pueden dañar a otros y nos dispone a reparar el daño. Me gusta llamar a las cosas por su nombre y no quitarle importancia cuando alguien siente arrepentimiento y culpa por algo que ha hecho mal.

Por otro lado, la Culpabilidad es un diálogo interno o externo que no está basado en hechos que dañan a otros. Sirve para atormentarse y también es una potente herramienta de manipulación y control social. Muchos tenemos en nuestro recuerdo, esa agria sensación, cuando alguien te señala con el dedo y te culpabiliza de algo que no has hecho, o bien te culpabiliza en exceso por algo que sí hiciste, pero por lo que ya pediste perdón y trataste de reparar.

La culpabilidad hacia ti misma o impuesta por otras personas, suele provocar un daño real y ese daño, ya es un hecho que habrá que reparar, por el que habrá que pedir disculpas y aprender.

Una relación conflictiva con la alimentación, o con nuestro cuerpo suele generar diálogos internos culpabilizadores. Además del daño que nos podemos estar haciendo cuando no nos cuidamos, cuando estamos tomando alimentos que no nos vienen bien, cuando nuestros hábitos son perjudiciales para la salud… Si a esto añadimos un diálogo interno culpabilizador, estamos infligiéndos otro daño por el que sentiremos mayor dolor y baja autoestima.

Después de darse cuenta de este círculo vicioso, la pregunta que me hacen muchas personas es:

¿Cómo salgo finalmente de aquí?
¿Cómo puedo hacer para acabar de una vez con la culpa y la culpabilización?

Yo te diría, con la culpa ni se puede acabar ni sería bueno acabar. Cuando te haces daño o haces daño a alguien, la culpa, como hemos dicho, te ayuda a darte cuenta, reparar y pedir perdón, más allá de eso, no sirve de nada machacarnos, ni seguir insistiendo porque lo que podemos terminar consiguiendo es culpabilidad y más daño.

Lo segundo sería tratar de despertar a la conciencia que la culpabilidad genera culpa: Ya que la persona sería culpable del hecho de haberse hecho daño a sí misma con esos diálogos internos. Si te das cuenta de que te estás machacando con ese sentimiento, es necesario que repares el daño, aprendas a no culpabilizarte y a cuídate con amor.

Cuando alguien dice sentirse culpable siempre indago sobre los hechos. Si hay un daño, podremos trabajar en como repararlo, pedir perdón y aprender. Si se trata de un diálogo interno, trabajaremos en el “para que le sirve a esa persona echarse la culpa” y en como fomentar hábitos de vida para que conseguir un mejor trato a si misma. Si se trata de que otros te están señalando con el dedo, trabajaremos en cómo poner límites y en el para que me cargo con la culpabilidad que otros tratan de ponerme.

 

 

 

Escribe un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies